mayo 16, 2016

Una regla básica para escribir mejor

copywriter

«Lo bueno, sí breve, dos veces bueno», Baltasar Gracián.


Recuerdo, en mi época de estudiante, a una profesora de lengua castellana que solía insistir en esta cita de Baltasar Gracián. Por aquel entonces yo no creía tanto en el poder de ella, pero a día de hoy se ha convertido en mi mayor lección sobre escritura (a novel de copywriting, escritura creativa, redacción de contenidos, etc.).

Da lo mismo si estás escribiendo un copy, redactando un contenido web o construyendo tu novela: «Lo bueno, sí breve, dos veces bueno».

Existen distintas creencias populares que nos llevan por el camino erróneo de la escritura. Esas tres creencias que debes borrar de tu mente son:

1 Un tono frío y formal es mejor que uno coloquial.
2 Cuanto más largo sea el texto, mejor.
3 El uso de un lenguaje retorcido y rimbombante impresiona y convence.

Tres mentiras como una catedral. Y hoy toca hablar de la tercera: el uso de un lenguaje retorcido y rimbombante no impresiona: aburre.

«Soy el equivalente literario de un Big Mac y patatas fritas», Stephen King.


¿Te has parado a analizar las novelas de mayor éxito?
Sí, todos los best sellers tienen algo en común: su lenguaje es sencillo. Y es que la lectura debe ser un entretenimiento popular. Para la élite ya están el golf, el polo y la vela. Las personas comunes (como tú y como yo) buscamos lecturas ligeras que nos sirvan de entretenimiento. 

Por otra parte, cada vez tenemos más información y menos tiempo. Se dice que en Internet no se lee, se escanea. Por lo tanto ser breve es un punto a favor de tus textos frente a un internauta.
¿Crees que alguien se leería un ladrillo sobre la sensualidad de las medusas de 300 páginas en una web? El lector buscará aquellos datos que le importen o resulten interesantes y dejará lo demás.

Recuerda siempre:


1 Si crees que algo podría ser prescindible en un texto, elimínalo.
2 Es mejor formar dos frases cortas que una larga.
3 Sustituye palabras muy técnicas o eruditas por otras más estándar.

Ahora, toma tu teclado y ponte a escribir.

¡Tus lectores te están esperando!

6 comentarios:

  1. He de decir que, como lector, me siento muy poco interesado en libros simples. Ojo, doy la razón a las ventas, pero qué quieres que te diga, donde haya un argumento intrincado y una terminología que te meta de lleno en un universo, que se quite King :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando digo simple no me refiero a simple en la trama, sino en el lenguaje. No es cuestión de darle (o no) razón a las ventas, sino de ver que a los lectores no nos gustan (por lo general) los libros densos en cuanto a escritura se refiere.
      En fin, muchas gracias por la visita y el comentario. Un fuerte abrazo =^.^=

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo al 90%, salvo en la parte del consejo que contribuye a empobrecer el idioma (p.e. usar sólo palabras comunes, tomar el tipo de texto destinado al medio Internet como referencia a seguir en textos para otros medios)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola "Anónimo"!
      Bueno, no siempre podemos estar de acuerdo en todo. No, no hablo de empobrecer el lenguaje. Hablo de usar un lenguaje común. Un estilo más corriente con el que podamos sentirnos identificados la mayoría. No se trata de extremos =^.^=
      Muchas gracias por la visita y el comentario. ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  3. La literatura, sobre todo la novela, no debería simplemente entretener. Hay que llegar al corazón del lector, hacerle sentir cosas nuevas,emocionarle, hacer que reflexione (y también entretenerle).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te lo niego. Al contrario: te doy la razón. Sin embargo, no hablamos de lo mismo. Yo hablo de la sencillez en el lenguaje. Y para lograr lo que tú remarcas, no hace falta armarse con un lenguaje enredoso.
      Muchas gracias por tu visita y comentario.
      ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar